ASESINATO


13 de diciembre de 2013

LE PROPINÓ SIETE PUÑALADAS A SU VÍCTIMA

Managua, Nicaragua | Avance.com.ni

 

p5f1m

Ingeniero asesinado

 

Buscan a meretriz por asesinato de ingeniero

Por Francia Cuaresma Saavedra | Sucesos

“¡Ya, ya, basta! ¡Ya está, ya le diste suficientes!”, fue lo que escucharon los inquilinos del ingeniero civil Miguel Encarnación Cajina Dumas, de 55 años, quien fue asesinado ayer en la madrugada por una meretriz que le asestó siete puñaladas en el tórax, mientras dormía en su casa, ubicada en la colonia “Edgar Arvizu”, grupo H

Las dos camionetas Mitsubishi impactaron. No era una transitada vía. La camioneta gris salía del Motel “El Recreo”, la otra de color blanco entraba. Algo irónico; las cuatro personas, parejas de ambos sexos, eran compañeros de trabajo, esto quedó en evidencia cuando los ocupantes salieron nerviosos de los vehículos. Miguel Encarnación, pálido, fijó su vista en el rostro de Clemente Balmaceda. Paola Verónica Arceyut con el de Brenda Sofía Bustamante. Nadie se atrevía hablar ante aquel encuentro inesperado.

El portero del motel cogió el teléfono y comenzó a llamar a la Policía de Tránsito. Al ver eso, ambos conductores reaccionaron y lo detuvieron, diciéndole que se entenderían, ya que se conocían.

Los detectives del Distrito IV de Policía investigan el asesinato y ayer realizaron varios allanamientos en diferentes puntos de la capital en busca de Ada Julia Muñiz, quien pertenece a la familia de “Los Cara de Pedo”, del barrio “Benedicto Valverde”, quienes tienen un “rosario” de delitos, entre ellos lesiones y homicidios.

“Jefe no esperaba encontrarlo, mucho menos, tener éste incidente fortuito con usted. Qué situación vergonzosa. Las mujeres están abochornadas. ¡No sé qué decirle Ingeniero!” “Déjate de lamentos Clemente, que cada quien se marche y ya, búscate otro motel, que yo, y ella ya lo hicimos. Actuaré como si aún estamos en la compañía CONCRESA. ¡A ver Clemente!, vayámonos de este lugar, que termine el espectáculo, cada quien a sus destinos, vamos.”

El día lunes 9 de junio del 2013, el ingeniero Cajina Dumas, antes de irse a la empresa, pasó por donde su amigo Ildefonso Villalobos. Éste era dueño del Bar “Los héroes” en el barrio Campo Bruce. Se conocían perfectamente, ya que el ingeniero Cajina era un exclusivo cliente del bar. “Me das una cerveza, Ildefonso.” “Por supuesto Miguel, estoy para servirte, eres el único que atiendo a estas horas tempranas.”

“¿Cuándo entregas, Miguel?” “Hoy se presenta el nuevo director, así que entrego y me voy, vos sabes que la liquidación es bastante, estimo unos trescientos cincuenta mil córdobas. Me daré un buen descanso. Me sentí agotado en esta empresa. Dame otra más, Ildefonso. Con cinco cervezas me siento a nivel. Nos vemos, por la noche regreso.” “Bien Miguel”.

La víctima alquilaba tres habitaciones en su vivienda, dos a igual número de parejas y la tercera a Ada Julia Muñiz, de 20 años, quien según los vecinos y la Policía fue la que lo mató.
Chon, como le llamaban cariñosamente sus amigos y vecinos, fue encontrado en medio de un charco de sangre, tirado en el piso, en posición defensiva.

Según las versiones de los testigos, Cajina salió en horas de la tarde a ingerir licor en un bar, donde aparentemente se encontró a una pareja de lesbianas, una de las cuales es hermana de Muñiz.

Seis meses sin empleo. Al ingeniero Cajina se le agotaron los córdobas. Tuvo que recurrir a sus amistades de influencias, en busca de trabajo. Pero era evidente el triste estado en que se presentaba. Por mucho que se perfumara y tratar de lucir pulcro en su forma de vestir. No funcionaba.

A falta de ingreso para sostener su bebida, el ingeniero Cajina, optó por convertir su vivienda en una pensión. Tres habitaciones habilitó para ello. El anuncio del alquiler surtió efecto de inmediato, en la primera semana estaban ocupados dos, días después la otra.

Dos lésbicas en el medio

“Él (Cajina) regresó a la vivienda con la pareja de mujeres, estuvieron un rato (en la casa), no sé si ingiriendo licor o qué; después salieron los tres, luego Chon regresó solo y se encerró en su casa. Al rato las mujeres regresaron y exigían que les abriera, pero no les hizo caso y empezaron a hacer el escándalo afuera”, relató uno de los vecinos de la víctima, que prefirió el anonimato.

No se sabía si, Miguel Encarnación, iba o venía de algún bar. Siempre sus vecinos lo veían en estado de ebriedad, tambaleándose por las calles adyacentes a su vivienda. “Siempre lo vi con todo tipo de personas. Eran personajes que a simple vista no eran de la altura de un hombre preparado como él.” manifestó Ángela, vecina del ingeniero.

“Las mujeres empezaron a patear la puerta y apedrear la casa, hasta rompieron varias persianas; mi señora salió para decirles que se calmaran, pero más bien la agredieron. Salí armado con un machete para correrlas. Se fueron, pero regresaron con cinco hombres a bordo de una camioneta roja e igual siguieron apedreando y dañando la vivienda”, comentó por su lado uno de los inquilinos de don Chon.

El ingeniero Cajina dormía poco, lo suficiente, para luego continuar bebiendo. “Qué lástima, tan buen hombre que es. El vicio no perdona a nadie, ni al más preparado como él” le comentó muchas veces a su marido, Ángela. “El alcohol puso de rodillas a un Presidente de Nicaragua en los años sesenta.” Le habría manifestado su marido.

“Cuando la pareja de inquilinos se va a interponer la denuncia en la Policía, los de la camioneta regresaron con más sujetos y cuando la segunda pareja —que alquila— se levanta con el alboroto, fueron agredidos por los sujetos”, testificó otro vecino.

Miguel Encarnación, a pesar de su alcoholismo. Nunca descuidó su forma de vestir. Siempre que salía de la vivienda lo hacía limpio y bañado. Llegaba temprano, dormía un poco. Una taza de café y un paquete de galletas, era lo único que desayunaba. En cuanto se sentía espabilado cogía la calle, directo a uno de los muchos bares, cercanos a su vivienda. En ese trajinar fue conociendo todo tipo de personas. En cierta noche estando en el bar “Los héroes” entabló conversación con una mujer de aspecto áspero y severo. Al comienzo el ingeniero Cajina trato de enamorarla. Pero desistió, aquella criatura le inspiraba repulsión. A la una de la madrugada, después que Miguel la estuvo invitando, las cervezas se agotaron. Se despidieron, no sin antes, quedar de verse ese mismo día, por la noche, en el mismo bar.

La mujer se encontraba desde las cuatro de la tarde en la barra del bar “Los héroes”. Se escuchaba una canción, “La fuerza del destino” de Mecano:

…“♪ ♫ ♩ ♬
Y nos metimos en el coche
mi amigo, tu amiga tú y yo
te dije nena dame un beso
tú contestaste que no.
Empezamos mal y yo que creía
que esto era un buen plan. ♪ ♫ ♩ ♬…”

Eran ya las cinco de la tarde, el ingeniero Cajina entró y fue directo donde la mujer, le besó la mejilla derecha y se sentó en una butaca junto a ella. “Hola Miguelito” le dijo, “hola Shirley” contestó el ingeniero. “Estoy contra el tiempo hoy, así que voy directo al asunto, Miguelito. Necesito que me alquiles una habitación, sólo yo y mi pareja, nada más.” “Bien, no se diga otra cosa, llégate mañana, allá arreglaremos todo lo demás.” le dijo el ingeniero.

“La muchacha (Muñiz) que se dedica a la prostitución regresó acompañada de un sujeto delgado y de colita en el pelo. Como ella tiene llave de la vivienda, porque ahí alquila, entró, agarró un cuchillo en la cocina y le dio las estocadas (a Chon) y todavía le gritó: “Te dije que no te metieras con mi familia”, comentó otro testigo.

Ángela alicaída. Se lamentó el trágico final del Ingeniero Cajina. Reflexionando que él no merecía tan brutal asesinato. A pesar que tomaba mucho, nunca ofendió a nadie por acá. El mal le vino desde su propia vivienda, acorralado por su afición a la bebida. Su adicción, lo empujó a meter al enemigo hasta su propio dormitorio. Un final horrible desde el lugar que uno cree seguro, se lamentó finalmente, Ángela.

Biografía

El ingeniero civil Miguel Encarnación Cajina Dumas fungió como director de CONCRESA durante el gobierno de Enrique Bolaños. Luego quedó en el desempleo, pero hacía trabajos esporádicos. Procreó dos hijos en dos matrimonios, uno que tiene 25 años y el otro de 10.Sus restos fueron velados en la casa donde vivió y murió violentamente.

Abraham Guevara para el taller CILL UNAN 2014.

Anuncios

Apego


1011742_598762806822579_1964756508_n

 

 

Apego

iris en fuga
circundante,
abanico foliando papeles.
La cabeza rodando a distancia.

Lenta marcha por el desgarro y la
alteración.

Resiste la emancipación; reclusos los ojos.

En la resistencia hay jirones de fuerzas;
las hojas se trazan; muestran sus cantos;
ávido apetito; sosiego asentado; clavando
la pupila eterna.

Abraham Guevara.

de managuita Publicado en Poesía

Construye


Despojo 1987 Óleo sobre tela 140x200
Construye, sobre éste cuerpo, hazlo,
déjalo flácido y avanza,
en hojas secas;
telarañas;
en una puerta traslucida.

El salto del reflejo; añoranzas.
Un equivoco mental,
un vacío trasgresor.

Construye, esparce las cenizas;
llévate y dispersa  los residuos;
prende la corteza.

Aparta tus sombras,
qué estos ojos
se diluyan en la insonoridad.

Abraham Guevara.


pies

Al oírse pisadas,
es que el viento
no asoma a sacarlas todavía.

Abraham Guevara.

Qué pasa


Migrando


images (4)

Migrando

No trato de entablar un dialogo,
más no quiero estar,
pongo afuera de mis pies los zapatos,
y desde ese aire que viene
parqueo las palabras,

Palabras muchas regadas
olímpicamente desordenadas,
un tugurio donde se disgregan,
saltos por encontrados caucecitos,

bromea el gris hilo que a donde va
no sabe, y nos llama con su olor,
un aroma y sus bamboleos donde
los rayos hieren las conchas,

no debo quedarme más
hoy la estación no me es favorable,
incomodo me siento en está comodidad,
flácido sedentario veo sin vergüenza
caerme a pedazos, sino huyo pronto,

hoy he errado una vez más, no ha un segundo
y he vuelto sobre otro error, desnudo, la
ropa lavando, cuando quede en silencio,
cuando el abismos esté en su punto, cuando
nada haga falta y, no necesite a nadie,
otra vez volveré a otro error, ensayaré y
otra vez resbalaré, pero migrare.

Abraham Guevara.

de managuita Publicado en Poesía

Línea…


images (3)

Es la línea, derecha va y su rumbo
es cierto,

de repente que todo estaba perezoso,
un golpe seco y el polvo viajó fuera,
despegando su estadía,
el fardo bien mojado liberando al cuerpo,

deshaciendo la unión maleable,
es la línea, así se ve,
misteriosa que se siente,
al vasto llano aunque obstaculice,

es la línea de la mano
a esos huecos que tragan
lo asido,
hoy desboca el interior,
aspira e impulsa,
es libertad de adentro
qué bien se siente.

Abraham Guevara.

de managuita Publicado en Poesía

Qué haces…


images (2)

Qué haces diluyéndote en la brisa,
si tu piel aún es reseca,
aparta esa rama y ve el follaje,
quédate y oye el canto cerca,
la mano del violín te toca.

Abraham Guevara.

de managuita Publicado en Poesía Etiquetado

Libre sueltas las letras


images (1)

Libre sueltas las letras

Voy por la edad
no puedo apartarme de ella,
juntos vamos en aciertos menos
que certeros,

desaciertos son muchos por ella,
desgajo los brazos y prosigo
en nada incido,

al lugar llevado he quedado solo
sin más premisa,
cabalgar lento en el humo que
se disipa.
mi edad me condena ante los
ojos insolentes.

Abraham Guevara.